A fines del siglo XV

DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA

A fines del siglo XV, el mundo se hallaba circunscripto a solo tres continentes: Europa, Asia y África.
Pero pronto esto cambiaría para dar lugar a un nuevo período de exploraciones marítimas, el descubrimiento de otro continente y nuevas rutas.

Un factor importante fue el gran desarrollo del comercio que derivó en el interés por territorios más alejados como el Asia, que producían metales preciosos y piedras, sedas, perfumes y las especias (pimienta, canela, azafrán, nuez moscada) que cumplían un rol fundamental en la conservación y preparación de los alimentos
Sin embargo acceder a estos territorios era complicado debido a que las rutas estaban cortadas por el Imperio Turco que impedía el comercio con Occidente.

Por otra parte la religión tuvo también su incidencia, debido al gran interés evangelizador que alentaba a difundir la fe católica en tierras lejanas
El avance de la educación a traves de la creaciòn de las Unviersidades dio lugar a que aparecieran pensadores como el astrónomo Copérnico (1473-1543) o el físico Galileo Galilei (1564-1642), que trabajaron con métodos científicos. A su vez la creación de la imprenta permitió la difusión masiva de libros y aumentó el índice de alfabetización.
El estado de adelanto en que se hallaba la ciencia geográfica, la náutica, la cartografía, las construcciones navales y los descubrimientos marítimos en el último tercio del siglo XV, coincidió en España con la conquista de Granada, último reducto de la dominación árabe, y la consecución definitiva de la unidad territorial y política, realizada por los Reyes Católicos. Luego de ocho siglos de lucha, la Reconquista remataba su triunfo con la expulsión del último rey Moro. Creadas las condiciones de un Estado vigoroso y consolidada la Reconquista material y espiritual, pudo romperse el cerco en que Portugal había querido encerrar a Castilla, y España se lanzó a las grandes empresas marítimas de la ruta del Occidente.
COLÓN BUSCA APOYO EN ESPAÑA
En busca de apoyo, en un principio, Colón se dirigió a Don Juan II de Portugal, pero un consejo de sabios desechó sus teorías. Sale de Lisboa a fines de fines de 1484, envía a su hermano Bartolomé a pedir ayuda al Rey de Inglaterra Enrique VII.
Pasan algunos años, llega a España, pobre y viajando a pie, en compañía de su hijo Diego, que tenía 12 años de edad. Se detiene en Andalucía en el convento de Santa María de la Rábida, pidió pan y agua para su hijo. El guardián del monasterio Fray Juan Pérez, conversó con él y quedó sorprendido por la sabiduría de sus ideas, se hizo cargo de la educación de su hijo y dio una carta de recomendación para el Confesor de la Reina, Don Fernando de Talavera.
En 1486, llegó a Madrid; España estaba envuelta en la guerra de Granada con los moros y el Reino no tenía dinero. Alonso de Quintanilla, contador mayor de Castilla, hospedó a Colón, gratuitamente en su casa.
Los reyes escucharon el proyecto de Cristóbal Colón y comisionaron a Fernando de Talavera, confesor de la reina para que estudiara el proyecto; éste consultó con el congreso de sabios españoles quienes no apoyaron el proyecto de Colón.
Pensó trasladarse a Francia a pedir ayuda a Carlos VIII, pasó por el convento donde se educaba su hijo; el prior Juan Pérez de Marchena, que apreciaba su talento escribió de nuevo a la Reina, quien lo invitó a Santa Fe, en la vega de Granada; Colón fue invitado a volver a la corte.

En 1492 termina la guerra con los moros; Quintanilla y Santangel protectores de Colón convencieron a la Reina para que le prestara su ayuda.
Con la aceptación de los Reyes Católicos, el 17 de abril de 1492 se firmaron en el campamento de Granada las históricas Capitulaciones de Santa Fe, en donde se concedía a Colón, el Almirantazgo de la Mar, el virreinato y gobierno de las tierras que se descubrieran, la justicia en los pleitos que se suscitasen, la quinta parte de las mercancías y la décima de los metales que se extrajeran. Además se le reconocía como socio de la Corona y se le autorizaba a pagar los gastos de la expedición con la octava parte.

Comenzaba así una nueva etapa de la historia de Occidente, se abriría paso a los Imperios Coloniales con su extensión al Nuevo Mundo.

FUENTES :
Taller de historia, 4º aÑO, Aula para la educación.

SCHURMANN & COOLIGHAN. Uruguay y América, siglos XV a XIX.