ORIGEN

DÍA MUNDIAL DE LA ALIMENTACIÓN

ORIGEN
El Día Mundial de la Alimentación conmemora la fundación de la FAO en 1945.
Desde hace dos decenios se celebra esta fecha en todo el mundo para crear conciencia del problema del hambre y llamar la atención a la seguridad alimentaria para todos.
"Un milenio sin hambre" fue el tema del Día Mundial de la Alimentación en el año 2000. Se realizaron programas de radio y televisión, conciertos y otros acontecimientos dedicados a movilizar la conciencia pública y la solidaridad mundial para ponerle fin al hambre.

Al inicio del tercer milenio, 826 millones de hombres, mujeres y niños padecen hambre crónica. El hambre no sólo reduce la vida y la esperanza de las personas, sino que va en detrimento de la paz y la prosperidad de los países.

El dìa mundial de la alimentación convoca a una acción urgente en numerosos frentes, no sólo para proporcionar alimentos a los que pasan hambre, sino también para eliminar las causas de fondo del hambre en todo el mundo, en forma rápida, sostenible y permanente

 
LOS ALIMENTOS SON UN DERECHO HUMANO FUNDAMENTAL
Pese a que todos los países del mundo reconocen directa o indirectamente el derecho a los alimentos, el hambre, producida por la guerra, la sequía, las catástrofes naturales o la pobreza, sigue causando mucho sufrimiento. Y la pobreza, una de las causas del hambre, también es su consecuencia.
El hambre opaca el intelecto y atrofia la productividad, e impide a sociedades enteras realizar su potencial. En los países en desarrollo las enfermedades relacionadas con el hambre le suman gastos a las familias pobres e incrementan la carga de atención que llevan los miembros saludables de éstas, que ya de por sí luchan por su subsistencia. Cuando esta dificultad se multiplica por millones de familias en todo el mundo se crea un devastador efecto de propagación que pone en peligro el desarrollo
. La Declaración universal de derechos humanos de 1948 proclamó que "Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación..." Casi 20 años después, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (1996) elaboró estos conceptos más plenamente, haciendo hincapié en "el derecho de toda persona a un nivel de vida adecuado para sí y su familia, incluso la alimentación...", y especificando "el derecho fundamental de toda persona a estar protegida contra el hambre".
 
PAÍSES CON DÉFICIT ALIMENTARIO
La FAO elaboró la lista de países de bajos ingresos con déficit de alimentos (PBIDA) a fines de los años 70 para contribuir al análisis y a la discusión de las cuestiones de seguridad alimentaria. Los PBIDA se definen como países:


pobres, con un ingreso neto por persona inferior al nivel establecido por el Banco Mundial para determinar que un país puede obtener ayuda de la AIF. Hoy en día, eso significa que sus ingresos netos son de menos de 1395 dólares EE.UU. por persona.

importadores netos de alimentos, donde la importación de alimentos básicos sea superior a las exportaciones durante los tres últimos años. En muchos casos, en particular en Africa, estos países no pueden producir los alimentos necesarios para satisfacer todas sus necesidades y carecen de divisas suficientes para colmar los faltantes comprando alimentos en el mercado internacional.

 
LAS CONSECUENCIAS DEL HAMBRE
No todas las personas tienen acceso a los alimentos que necesitan, el hambre y la malnutrición constituyen un fenómeno de gran alcance en el mundo. Hoy en día casi 800 millones de personas sufren de malnutrición crónica y no pueden obtener alimentos suficientes para satisfacer siquiera sus necesidades energéticas mínimas. Aproximadamente 200 millones de niños menores de 5 años padecen síntomas de malnutrición aguda o crónica, cifra que aumenta en los períodos de escasez estacional de alimentos y en épocas de hambre y desórdenes sociales. Según algunas estimaciones, la malnutrición infantil es un factor importante entre los que determinan, cada año, la muerte de aproximadamente 13 millones de niños menores de 5 años por enfermedades e infecciones evitables, como sarampión, diarrea, malaria, neumonía y combinaciones de las mismas


La gran mayoría de las personas malnutridas vive en Asia y en el Pacífico.
Esta región, donde reside el 70% de los habitantes de los países en desarrollo, alberga casi dos tercios (526 millones) de la población malnutrida.
Solamente en la India viven 204 millones de personas malnutridas, y en la subregión de Asia meridional se concentra más de un tercio (284 millones) del total mundial.
Otro 30% (240 millones de personas) vive en el este y sudeste de Asia, donde acusan malnutrición 164 millones de los 1.200 millones de habitantes de China.
Casi un cuarto de las personas malnutridas vive en la región del subsahariana de África, que es también la que registra la proporción más alta de población malnutrida.
La situación es especialmente grave en África central, oriental y meridional, donde el 44% de la población total se encuentra malnutrida

La malnutrición es una de las primeras causas del nacimiento de niños con peso bajo, así como de problemas de crecimiento. Los niños nacidos con peso bajo que sobreviven tienen altas probabilidades de sufrir retardos en el crecimiento y enfermedades durante la niñez, la adolescencia y la vida adulta. Las mujeres adultas con retardos en el crecimiento posiblemente continúan con el círculo vicioso de la malnutrición dando a luz niños de bajo peso. Asimismo se va perfilando una vinculación entre la malnutrición en edad temprana - incluido el período de crecimiento fetal - y la futura aparición de problemas crónicos de salud como cardiopatías coronarias, diabetes o hipertensión. En los países en desarrollo nacen cada año alrededor de 30 millones de niños con retrasos de crecimiento a causa de su mala nutrición en el vientre materno.
 
Enlaces:

http://www.rlc.fao.org/eventos/1998/octubre/dma/default.htm
http://www.rlc.fao.org/quiensom/
http://www.feedingminds.org/info/background_sp.htm