Computador en el aula

Posibles usos del ordenador en el aula.

Quizá algunas de las propuestas aquí presentadas puedan parecer algo más difíciles llevar a cabo, pero en uno u otra medida todas ellas se están llevando a cabo en centros educativos de Uruguay. No se trata de que tengamos que hacer todas estas cosas, ni mucho menos al mismo tiempo. Es una aportación de idea para que cuando pensemos en qué podemos hacer nosotros, tengamos un poco más fácil el camino. Nada más.

Lo primero que nos tenemos plantear antes de empezar a trabajar con el ordenador en el aula es su eficacia y oportunidad. Queda claro que el ordenador no debe sustituir a nada, por ejemplo un paseo por el campo o una actividad de laboratorio. Partiendo de esa premisa podemos decir que una aplicación informática nos va a ser aconsejable cuando “su uso suponga una mejora frente a la utilización de otra herramienta distinta”. Si es más sencillo y efectivo usar la tiza, no lo duden, usen la tiza.

 Tengamos claro que las aplicaciones informáticas más vistosas no siempre son los mejores, miremos bien qué vamos a usar que su contenido o lo que nos aporta responde a lo que necesitamos o bien nos aporta algo nuevo que no nos habíamos planteado pero puede resultar interesante.

 Pero ¿qué tiene que tener una aplicación informática de uso educativo?. No existe una respuesta a esa cuestión que pueda satisfacer a todas las necesidades porque precisamente ahí es donde está el centro de la cuestión, “en las necesidades”. Cada programa tendrá que tener aquello que nosotros necesitamos de él. Un mismo programa con unos mismos contenidos puede ser muy útil en un grupo de alumnos y dar buenos resultados y no servir para nada en otro grupo de alumnos de la misma edad y con el mismo nivel si los planteamientos pedagógicos sobre los que se fundamenta la acción educativa son distintos.

 Lo fundamental es que exista una compenetración entre los programas informáticos y la metodología utilizada. Es necesario conocer las características de los programas para poder usarlos asociados a una determinada metodología. Por tanto, establecer los objetivos, las estrategias, los instrumentos y materiales de apoyo, la temporalización, la evaluación y la relación con las técnicas tradicionales que puede dar más provecho. La búsqueda será larga y salpicada de incidentes agradables y desagradables, pero cada día irá dejando su fruto en forma de selección coherente y adecuada a nuestras necesidades y capacidades. Por eso es fundamental el trabajo en “equipo”.

 A continuación tenéis “algunas” ideas (poquitas quizá) de uso de medios informáticos en el aula, pero nunca insistimos bastante en que la mejor aplicación es la que tu puedes hacer con tus alumnos/as y te da como resultado un aprendizaje efectivo.

 Procesadores de texto.

 El procesador de textos ya está siendo utilizado en la escuela como una herramienta con la que trabajar el aprendizaje y el dominio de la lengua y en la elaboración de todo tipo de documentos para otras asignaturas o finalidades tanto para los alumnos como para los profesores. La ventaja de tener una presentación siempre limpia y de poder corregir y modificar conservando el aspecto limpio y desechando de inmediato los errores, hace que sea una herramienta que gusta de ser usada por todos. La homogeneidad en la presentación al no exigir una claridad en la letra para ser comprendido, deja con menos ataduras la libertad de expresión y la creatividad de los alumnos, que pueden concentrarse mucho más en el contenido. Por este motivo se usa con bastante frecuencia para la redacción de cuentos, trabajos de investigación en el aula, cartas, y en general textos de todo tipo. Su posterior corrección y comentario será seguido con frecuencia una vez hecha su impresión.

 La posibilidad de darle luego una forma al texto modificando los tipos de letras, resaltando, subrayando, añadiendo dibujos o gráficos, alterando la distribución y formato de los párrafos hace que se convierta en un potente transmisor de comunicación añadida al contenido el texto. Es decir permite trabajar con el fondo y la forma por igual y sin el problema de los borradores, las pruebas o tener que volver a empezar. Lo cual a la hora de “redactar” es una grandísima ventaja. Y creemos que nos hace falta insistir mucho en la redacción. ¿O no?

 Además se cuenta con algunos programas especialmente pensados para el trabajo de los más pequeños y los no tan pequeños, por ejemplo el programa Kid Pix, que no deja de ser un procesador de textos muy potenciado y con grandes cualidades gráficas que le permiten al niño utilizar simultáneamente un lenguaje escrito con uno icónico y que bien trabajado puede suponer una potente herramienta de trabajo simbólico y hasta conceptual. De esta forma se puede convertir la escritura en algo divertido y que atraiga a los alumnos. Sin perder de vista por ello, que el trabajo de la escritura a mano tiene que seguir siendo un objetivo básico.

 Con el procesador se dan múltiples opciones de uso y se pueden trabajar por ejemplo el vocabulario del alumno o la redacción, proporcionándole archivos con ejercicios en los que tiene que realizar actividades que irán escalonadas por niveles. Se trata de propiciar y favorecer su creatividad al tiempo que su expresión lingüística. El tema de la ortografía se puede ver apoyado por el ordenador, con la característica de que esta corrección no es capaz de distinguir todas las posibles faltas de ortografía y por tanto hay que prestar una especial atención a determinado tipo de errores, quedando destacados sobre los demás y llamando la atención sobre ellos. Se puede constatar que la utilización del teclado facilita a veces el aprendizaje de la escritura, éste permite disociar los dos aspectos de la escritura, que son la ortografía y la caligrafía. Ha quedado de manifiesto en algunos casos en que las dificultades de escritura eran importantes, que el ordenador ha servido para superarlas.

 Los ordenadores actuales permiten que el procesador de textos lea lo que ha escrito el alumno, con lo que su potencialidad se multiplica muchísimo ya que puede oír como suena lo que el ha escrito y percibir así el mismo mensaje en otra forma de comunicación que le puede hacer detectar los errores y le ayudará en la corrección de sus expresiones, ya que los niños han aprendido el lenguaje oyéndolo y no escribiéndolo y la forma familiar de comunicación para ellos es más el lenguaje oral que el escrito.

 En no pocos centros se ha introducido el ordenador en la clase con la finalidad de hacer un periódico escolar, para poder hacer un trabajo parecido al de los verdaderos periodistas. Los programas utilizados son aquellos que podríamos, calificar del "gran público", Works, Word, para preparar los textos, Publisher para insertar las imágenes y la ayuda del scanner y utilidades como el Clarisworks. Estas herramientas son accesibles para los alumnos que pueden rápidamente utilizarlas solos y trabajar de forma autónoma. De todas formas la utilización del ordenador con estas finalidades no tiene nada de revolucionario y es más que una prolongación de la enseñanza que ya existía, pero nos proporciona unos recursos que nos facilitan la tarea en gran medida y si no recordemos como hacíamos esos mismos trabajos hace tan solo unos años.

 Para empezar a trabajar con el Procesador de textos no necesitamos meternos de lleno en un Word, empecemos por herramientas ten sencillas como el WordPad que ya tiene casi todo lo que vamos a necesitar.

 Programas explicativos

 De este tipo de aplicaciones podemos encontrar infinidad en el mercado. Algunas de ellas son verdaderas maravillas de la presentación multimedia, pero su contenido se ve reducido a esa función transmisora de una información contenida en ellos. Como herramienta de consulta y de ampliación de contenidos dan buen resultado. En los quioscos ya hemos podido ver de todos los temas y seguiremos viendo. También nosotros podemos crear nuestras aplicaciones, mediante programas como Láminas, Neobook o Web Facil, que no presentan gran dificultad de manejo y permiten elaborar los materiales que se necesitan expresamente. Su uso puede ser colectivo, pero pueden estar especialmente indicados para componer una mediateca en el rincón del aula destinado al ordenador, en la biblioteca o en la propia aula de ordenadores, en el que el alumno puede encontrar una importante fuente de información

 Programas de refuerzo

 La mayoría de los programas creados, hasta ahora, para la educación y usados en los centros educativos podrían encuadrarse en este tipo. Se pretende con ellos que mediante unas actividades, más o menos lúdicas, el alumno realice una serie de actividades encaminadas al asentamiento, repaso, refuerzo, ampliación y a veces también evaluación de unos conceptos previos que el alumno ha debido de adquirir. Se crean diversos niveles de complejidad sucesiva y/o ampliaciones de los aspectos contemplados, para dar una mayor cobertura y utilidad al programa, por ellos lo habitual es que los programas actualmente ya incorporen una gran gama de aplicaciones y actividades con lo que se convierten en colecciones enteras que se pueden usar durante muy distintas sesiones y con objetivos muy diversos. Un ejemplo de ello es el BEST.

 Con estos programas hay que tener una planificación correcta y hacer uso de ellos integrados en el conjunto de la tarea educativa de una forma programada y no inconexa. Es decir su uso debería estar siempre englobado dentro del resto de las tareas de forma que se trabajen los conceptos, antes y después del uso del ordenador.

 Programas abiertos

 Este es el tipo de programas que tiene un mayor interés educativo. Un programa abierto nos ofrece la posibilidad de utilizar una determinada estructura para rellenarla con el contenido que nosotros deseamos, elaborando nuestro propio material didáctico. Ya hemos puesto ejemplos al hablar de los programas de refuerzo, ya que los programas tipo Láminas, Neobook, Win ABC, La Oca Loca, Clic, son programas abiertos que nos permiten realizar nuestros trabajos, otra cosa es que el uso más corriente sea ese. Ya se está trabajando con ellos con verdadera afición.

 La rápida evolución de los programas editores de páginas web, nos han dotado así mismo de una poderosa herramienta que presenta grandes cualidades de cara a su uso como soporte de elaboración de aplicaciones didácticas ya que acoge los elementos multimedia precisos, es fácil de manejar y presenta una gran cantidad de posibilidades de ramificación e inserción de cuestionarios.

 Los juegos didácticos.

 Los juegos didácticos no se pueden considerar como un tipo real de programas educativos ya que están inmersos en todos y cada uno de los tipos existentes. Por tanto podremos encontrar juegos didácticos que respondan a todas las categorías citadas. El aspecto lúdico de los programas informáticos que se trabajan en las escuelas es muy importante y no se debe de considerar que vaya en detrimento del aprendizaje que proporciona el programa sino que muy al contrario fomenta este y lo hace más efectivo al disminuir la tensión y el cansancio y aumentar la atención. En todo caso hay que tener un cierto cuidado con el equilibrio entre los dos componentes del programa, el formativo y el lúdico para que éste no haga desaparecer a aquel.

 Los "juegos de ordenador" más apreciados en todos los centros educativos son precisamente eso, juegos. El contenido didáctico que tienen se queda en un segunda plano para el alumno y le encanta jugar con ellos, Cuando llegue a casa no dirá que ha estado haciendo sumas, distinguiendo fonemas o sílabas o construyendo frases, dirá que ha estado jugando con el ordenador. Esa es la gran ventaja de los programas educativos bien elaborados. El trabajo se ve acompañado de un disfrute que hace que el aprendizaje se realice en un ambiente de diversión y se olvide el posible esfuerzo mental que se ha estado haciendo, ya que mientras se hacia repostaba una compensación en forma de diversión. Es evidente que no todo se puede trabajar de esta forma, pero teniendo un aliado posible que nos ayude a trabajar lo lógico es aprovecharlo. Un ejemplo de sto son Dulcelandia "El rescate" y ABC.

 Creatividad

 El procesador de textos o un programa de dibujo pueden convertirse en grandes aliados de un trabajo creativo por parte de los alumnos. Una herramienta muy usada en educación ha sido siempre la de los carteles, murales o presentaciones de conceptos o experiencias, pero pertenecen a una forma de comunicación plana que no les es tan estimulante como las que reciben del entorno. Estas herramientas les pueden permitir comunicarse utilizando todos los elementos de que consta el mundo de la comunicación actualmente.

 Si no podemos plantearnos que los alumnos realicen sus propias aplicaciones en un primer momento, sí que podemos darles las pistas para que las creen estructural y plásticamente, en otros soportes y luego llevarlas al medio informático para su uso y el de los demás compañeros. Más adelante los podemos enfrentar con las dificultades de realizar la labor completa. No se trata aquí de intentar meter el ordenador con calzador en una actividad que se puede quedar mejor en un mural. El planteamiento es que ellos sean lo suficientemente creativos como para crear la plataforma de presentación de unos hechos, conocimientos, actitudes, contenidos, conceptos..., para comunicarlos a los demás.

 Un paso más en esta progresión nos lo puede permitir la comunicación a través de Internet y las herramientas que la han hecho posible. El trabajo con programas de edición de páginas web se ha convertido en algo tan sencillo que muchos centros ya han empezado a tener páginas elaboradas casi totalmente por sus alumnos de primaria. El uso de esos programas es sencillo y la elaboración de una página requiere más imaginación y "creatividad" que conocimientos técnicos. Si a esa ventaja del medio le añadimos la posibilidad de que el contenido de las páginas les exija un trabajo de investigación y estudio de una realidad, tendremos garantizado un aprendizaje, ya que para poder presentar un contenido, habrán tenido que trabajarlo y eso les hará asimilarlo muchísimo mejor que oírlo o leerlo.

 Pero creatividad no implica necesariamente creación de un producto, llegar a una solución en una situación problemática supone creatividad, cuando la situación es realmente nueva y en ese aspecto hay muchos programas que pueden ayudar a estimarla en los alumnos, pero tienen el marchamo de "juegos" con lo que a veces se usan con mucha timidez en los centros. Juegos como Sokobán, Incredible Machine o Doctor Brain, entre otros, están pensados con esa finalidad y tienen  muy buenas cualidades.

 El descubrimiento.

 Una táctica utilizada en no pocas ocasiones es la de dejar a los alumnos solos delante de un programa , por ejemplo de dibujo, para que sean ellos los que descubran sus potencialidades. Al cabo de unas sesiones de trabajo se les requiere una explicación de lo encontrado o bien se les recoge la hoja de trabajo en la que han tenido que ir apuntando todo lo que han descubierto que hace el programa. A partir de ese momento se les puede encargar la realización de tareas con ese programa y seguro que localizan lo que necesitan mejor que si se lo hubiéramos contado nosotros.

Búsqueda de información

 Podríamos distinguir varios tipos dentro de estas obras de consultas, las enciclopédicas como Encarta, Universal, Micronet, Pc Globe , etc, las temáticas como las VOX y las monotemáticas. Ahí entraríamos en un campo interminable en el que podrían entrar las obras de Zeta Multimedia. En muchos centros existe ya una colección de estas obras para consulta colectiva o individual. La presentación de partes concretas de algunas de estas obras al conjunto de la clase se ha convertido en una alternativa al video y la diapositiva. Existe pues la posibilidad de que los alumnos hagan consultas individuales y cuando lo requieran. Podemos plantearnos muy seriamente poner estos medios como elemento integrante de la biblioteca de los centros y con libre acceso de los alumnos. Al menos para paliar en parte la diferencia de medios entre ellos, ya que ese aliado esta presente en muchos hogares, pero no en todos, y el uso de este tipo de obras ya es normal.

 La navegación por Internet nos va a permitir tener acceso a una cantidad ingente de información. Ésta se está convirtiendo en un elemento imprescindibles de trabajo en casi todos los ámbitos y en el escolar no menos que en los demás. Los navegadores son programas de muy fácil manejo que los alumnos no tardan en dominar. El único problema que implica su uso no está en los programas en sí sino en la orientación correcta de la actividad que con ellos se realice.

 La forma de acceder a esta información de una forma lo menos caótica posible es servirse de los múltiples buscadores que existen y que nos permiten localizar aquellas páginas que pueden ser de nuestro interés por diferentes tipos de consulta y tener que perdernos en la maraña en que se convierte la red.

 Lo más importante será orientar bien las búsquedas y siempre hacer nosotros las búsquedas previamente y darles a ellos las direcciones o las orientaciones concretas, y otras veces traernos los materiales obtenidos más o menos en bruto para los usen en el aula sin necesidad de estar conectados a la red. Es lo que llamamos navegación “ off line” ( sin conexión). Hay programas de manejo sencillo que nos permiten “bajarnos” a nuestros ordenadores las páginas web que deseemos y luego navegaremos por ellas sin problemas de velocidad y sin el riesgo de que se salgan del contexto. Ejemplos de estos programas ( gratis) son Webdown, Web copier, y otros.

 Pero el trabajo de verdad está cuando tenemos la información recogida y hay que proceder a su estudio, análisis, crítica, cotejo y por fin la realización de un producto final con la información elaborada. Una simple recopilación puede quedarse en eso y no implicar una compresión o asimilación de los mismos por parte del alumno, por tanto tiene que llevar aparejado un trabajo de elaboración de esos datos. La consulta no puede ir asociada a un intento de aprenderlos de memoria. Más bien la tarea será la de correlacionar, asociar, comparar, y extraer conclusiones. Utilizando datos reales obtenidos de diferentes fuentes, Internet entre ellos podemos hacer representación gráfica y cartográfica usando, sólo a ese nivel sencillo, una hoja de cálculo (histogramas, diagramas, mapas), así como técnicas estadísticas elementales (ordenaciones, clasificaciones, etc.).

 Y en todo este proceso tendremos presente, aunque no se plantee de forma expresa, un objetivo que los alumnos irán alcanzado; el de comprender el proceso de transporte de información en un mundo informatizado así como conocer los mecanismos de control y manipulación de la información.

 Los trabajos monográficos

 Es este un aspecto en el que la invasión de los medios ha influido de forma radical. Los alumnos siguen realizando trabajos sobre múltiples temas a encargo de sus profesores y se establece una paradoja que pone en peligro su utilidad como elemento de aprendizaje y los puede convertir en discriminadores e injustos. Ante la necesidad de hacer un trabajo sobre cualquier aspecto de una asignatura, automáticamente aparece la diferenciación entre quienes tienen acceso a los medios informáticos y su gran cúmulo de información y quienes no lo tienen. La presentación de un trabajo con una impresión impecable y unos dibujos, gráficos y fotos perfectos se puede enfrentar, en el mismo grupo de alumnos, a un trabajo manuscrito y con tres dibujos hechos a mano. Esta diferencia de "medios" no implica ni mucho menos una diferencia de trabajo equiparable, sino que muchas veces es "inversa".

El problema es que se está planteando una actividad bajo un criterio que está obsoleto. Es fácil encontrar trabajos cuasi perfectos que no han sido ni tan siquiera leídos por los alumnos. En algún caso hasta conservan el membrete de la obra multimedia de la que proceden.

 Es necesario por tanto dar un giro en el planteamiento de este tipo de actividades y proponerlas de forma que supongan una verdadera investigación, búsqueda, elaboración y estudio de los datos obtenidos para que luego sean presentados, más o menos adecuadamente, pero que sean reflejo de un trabajo real. No con la finalidad de que no nos engañen, eso sería casi ridículo, la finalidad de los trabajos es la formación del alumno y si por un camino no se obtiene, habrá que cambiarlo para llegar a la meta propuesta.

 Las posibles soluciones serán tantas como situaciones concretas se presenten pero pueden estar dirigidas en la dirección de modificar el tipo de resultados solicitados. Se puede pedir como elemento a valorar los diferentes contenidos encontrados en la diversas fuentes, exigir semejanzas y diferencias de fondo, forma y presentación entre esas diversas fuentes. Que hagan una "crítica" a la forma de tratar el tema en una obra o en otra. O la presentación en bruto de la información obtenida, incluso con el libro o su referencia si es de una biblioteca y la exposición de los conocimientos comunes que se extraen de ellos...

 En definitiva se trata de garantizar la finalidad real del trabajo que es doble, por un lado la consulta de fuentes de información y por otro la elaboración de esa información mediante su lectura, contraste y comentario, al menos.

 Correo Electrónico (e-mail)

 El uso de gestión admistratriva es uno de los primeros que se suele poner en marcha, ya que la fiabilidad y la rapidez lo hace un medio optimo para envío de toda clase de documento.

En el uso académico hay todo tipo de ejemplos, el envío de actividades y respuestas de éstas entre grupos de alumnos distantes; el correo internacional con la correspondiente actividad de traducción; la elaboración de documentos para enviarlos a otros centros con la finalidad de dar a conocer algún aspecto concreto de nuestra localidad o región. La construcción común de un documento con las aportaciones de los diferentes componentes de un grupo (cuentos, narraciones, trabajos de investigación, etc). La posibilidad de este tipo de comunicación deja un muy amplio campo de trabajo que además siempre está ligado a los demás usos de la red, ya que es el elemento de comunicación más efectivo cuando no estamos manteniendo una conexión con el otro interlocutor.

Además nos permite la posibilidad de confeccionar una Lista de Distribución, mediante la cual los mensajes enviados llegan a todos los suscritos de igual forma con lo que se puede mantener una comunicación multipuesto en igualdad de condiciones.

Grupos de Noticias

 En este caso nos suscribimos a un Grupo de Noticias y las informaciones las tenemos que ir a buscar al servidor que lo sostiene y allí leer las aportaciones. Es muy similar a una conversación mantenida a base de poner sucesivos carteles en un tablón de anuncios. Se pueden encontrar temáticas para todos los gustos y necesidades, si bien el funcionamiento puede ser algo caótico en ocasiones y se requiere un poco de adaptación al medio para desenvolverse con soltura. Puede que sea uno de los medios que resulte difícil para el trabajo con y por los alumnos, sobretodo de primaria, ya que la falta de estructuración les hace perderse.

 Conversación o conferencias. El "Chat"

 La posibilidad de mantener conversaciones "escritas" en la pantalla del ordenador en conexión con tantos usuarios como se desee, es una forma de comunicación que también requiere habituarse y ser capaz de tener un orden de intervención, aunque no estricto, y ser capaz de controlar las propias intervenciones y enterarse de las de los demás. Es preciso hacer frases cortas para que el tecleado cueste poco y cuando le des al "Intro" y envíes tu frase no se haya "pasado de moda" o estén todos esperando tu respuesta. El uso por parte de los alumnos requiere una forma de trabajo en pequeño o mediano grupo que les supone un esfuerzo añadido de disciplina en las participaciones y de coherencia y participación. Lo más habitual ahora mismo y creo que se perfila como la mejor forma de hacer uso de esta herramienta es la concertación de una hora y un canal para encontrarse, de forma que no existan sorpresas y se meta uno en un chat en el que se tratan temas que a los alumnos no les interesen.

Conviene determinar los temas tratar una vez pasadas las primeras sesiones de contacto con el medio y los interlocutores para que no se “disperse” la atención a cualquier aspecto lateral y se pueda ir avanzando en el “trabajo”.

 NeetMeeting

El programa NetMeeting de Microsoft reúne una serie de cualidades que lo convierten en una herramienta muy poderosa. A la posibilidad del "chat" se le añade la conversación "oral" , es decir que se utiliza como teléfono, por decirlo de alguna manera, mediante la tarjeta de sonido del ordenador, y por tanto con un micrófono y los correspondientes altavoces. Hoy por hoy todavía existe el problemas de la bidireccionalidad ya que sólo dos de los interlocutores pueden hablar mientras los demás se tienen que conformar con el resto de las herramientas. Pero éstas no son pocas ya que hay que añadir la presencia de una pizarra en la cual podemos escribir, dibujar, pintar, colocar elementos ya preparados antes... y de forma compartida es decir que es la misma pizarra la que yo veo y la que ven el resto de los contertulios y todos podemos pintar en ella.

Además permite la presentación a todos los demás de cualquier aplicación que se abra en el ordenador. Pongamos por caso una consulta en una enciclopedia de algo que tenemos dudoso, podemos hacer que aparezca una ventana en las pantallas de los demás con el contenido que nosotros tenemos en la nuestra, con lo que podemos compartir los medios. Pero es que además podemos permitir que ellos desde su ordenador tengan acceso a esa enciclopedia que nosotros tenemos en el nuestro que hagan la búsqueda oportuna. Lo mismo sucedería con un juego, podríamos enseñarles la partida o permitir que jugaran con nosotros.

Es evidente que como en los casos anteriores el docente tendrá que haber preparado la actividad a realizar y que esta se desarrolle en el marco adecuado para promover un aprendizaje efectivo.

Además en un aula en red se puede utilizar Netmeeting entre los ordenadores de forma que todos pueden estar viendo lo mismo y compartiendo una aplicación que sólo está en un equipo, alternándose en el uso de la herramienta o siguiendo las explicaciones que da uno de ellos sobre el trabajo que ha realizado y presenta así a sus compañeros. Este es un uso que da mucho jugo.

 Edición de páginas Web

 La edición de estas páginas web se convierte por derecho propio en una de las grandes herramientas al servicio de la educación. Si hay algo que potencia el trabajo y el aprendizaje de los alumnos es la posibilidad de darle una relevancia a su trabajo, lo cual no siempre está al alcance de todos, pero con esta simple aplicación podemos hacer públicos nuestros esfuerzos y nuestras creaciones y además con una difusión ilimitada. A los alumnos les llena de satisfacción ver su trabajo publicado y que sirva para reflejar su esfuerzo.

Puede ser el complemento de unas actividades realizadas con compañeros de otros centros a través del correo electrónico. Por ejemplo, podemos presentar nuestra localidad, colegio, costumbres..., a unos los amigos de un centro en el extranjero con los que hemos mantenido correspondencia por E-Mail.

Otra técnica usada con mucho éxito está siendo la de bajarse páginas de Internet con interés para nuestra asignatura o actividad y retocarlas simplificando su contenido para hacerla asequible a nuestros alumnos. Les podemos incluir actividades, preguntas, comentarios... y ya tenemos una unidad didáctica creada que puede ser usada hasta que decidamos modificarla o actualizarla.

Ejercicios en la red

La existencia de páginas dedicadas a la presentación de actividades de diferentes índoles en la red, hace posible que al conectarse, los alumnos realicen ejercicios directamente en la red igual que los harían en un cuaderno de ejercicios tradicional. Se convierte así la red en un complemento más de los medios a disposición del aula. Un ejemplo claro de esta posibilidad y que ya tenemos todos al alcance en nuestro idioma es el Proyecto Descartes que presenta una serie de actividades de matemáticas y que permite además que sea modificado por el profesor para su uso en el aula y usado "off line". Este tipo de páginas www es más común en otros países pero pronto empezarán a generalizarse si se demuestran como efectivas.

Trabajos colectivos

Sin la necesidad de los contactos directos y en tiempo real se pueden realizar trabajos colectivos con las aportaciones de un grupos de centros, aulas, grupos, alumnos o profesores. Para ellos es suficiente la coordinación y el correo electrónico y evidentemente La realización y aportación del material. La edición de un periódico escolar en la red es un ejemplo de punto de encuentro y así se ha dado vida al "Lapicero Digital". Es una publicación que recoge aportaciones de los alumnos de varios centros y que se realiza a lo largo del curso. En la dirección http://roble.pntic.mec.es/~jblesa se puede encontrar una información completa de todo el proyecto y acceso a los periódicos editados.

La web del centro

Una experiencia que se está generalizando de forma progresiva en nuestros centros es la tener una páginas web en la que reflejar la infinidad de cosas que nos ocupan y preocupan desde todos los ámbitos, o al menos así debería ser. Una de las cosas en que más tendríamos es en su carácter de “servicio”. No es fácil conseguir en un centro en el momento actual que la página de Internet esté actualizada ya que requiere la atención y el tiempo de una persona y eso es muy complicado en la situación actual en la mayoría de los centros. Pero poco a poco veremos como esa necesidad se va imponiendo y habrá que hacerle frente. Una páginas web de un centro educativo debería ser ante todo y sobre todo soporte de comunicación y participación de todos los ámbitos de la comunidad educativa. En ella por tanto tendrían que tener hueco las aportaciones de los alumnos, los padres y los profesores, además de los contenidos propiamente didácticos.

No tardaremos mucho en comprobar como la página web es reclamada por la comunidad educativa en su conjunto como un servicio necesario y al que poder acudir a consultar cosas como el horario de dirección o de atención del APA, las fechas de los exámenes y muchos más contenidos y más concretos quizá. Por ejemplo, se puede estimular la creación y mantenimiento de un servicio de información para profesores y alumnos que contenga referencias sobre artículos, libros, cursos, conferencias, programas informáticos, etc.

El contenido de las páginas elaboradas es algo que por definición del medio es cambiante, pero presenta unas ciertas tendencias y responde a un tipo de intereses. La mayoría de ellas se destinan a ofrecer a la comunidad una imagen del centro aportando informaciones de todo tipo sobre los medios, instalaciones, equipamiento, actividades, equipo directivo, docentes, etc. En no pocos casos se especifica incluso el Proyecto Educativo del Centro, lo cual puede ofrecer una más clara imagen de los planteamientos que sustentan la labor educativa. Es mucho más raro encontrar referencias al proyecto Curricular, lo cual sería, bien es cierto, muy prolijo.

Los contenidos más diversos y en realidad los más atractivos de los diferentes centros son aquellos que hacen referencia a sus actividades, tanto dentro como fuera del aula y a las aportaciones de los alumnos. En bastantes casos se puede encontrar buenos materiales curriculares elaborados por los alumnos y por los profesores, que permiten su uso para la propia labor educativa. Claro está que ese material está de paso en la Web y al cabo de un cierto tiempo va a ser sustituido por otro por lo que conviene rescatarlo si se quiere usar con posterioridad. Las excursiones, viajes o visitas realizadas, también ocupan un lugar importante y aportan gran cantidad de ideas para posibles actividades. Lo habitual es que exista algún comentario de los alumnos explicando en qué ha consistido la actividad y lo bien que se lo han pasado.

Un aspecto que recogen bastantes páginas es el de las "direcciones de interés". En el espacio dedicado a ello se presentan gran número de direcciones de Internet clasificadas por temas y que pueden ser usadas para trabajo escolar. Con todo ello se está haciendo que las páginas de los centros se conviertan en unos muy buenos puntos de referencia para la búsqueda de documentación, ideas o actividades.