EN CONSTRUCCION

INSECTARIUM INFANTIL

 

infan.gif (626 bytes)

 

experien.gif (1085 bytes)       cuentos.gif (1523 bytes)

dibujo.gif (829 bytes)       maerial.gif (940 bytes)

 

 

Experiencias

BICHOS EN CLASE

   "Estas vacaciones de Semana Santa me he ido a un pueblo de Santander, pero no he podido salir de casa porque ha llovido, granizado y nevado y ha hecho mucho frío. Al venir para Madrid, por algunos pueblos estaba nevando y al pasar por un pueblo de Burgos, yo cogí renacuajos para traerlos a clase".

   Lorena Villanueva (10 años)

   Efectivamente, ya tenemos los renacuajos en clase, les hemos preparado un recipiente de plástico con agua hasta la mitad, con una piedra grande y algunas hierbas que traía Lorena. Al principio no sabíamos lo que comían y hemos buscado en libros y fichas, pero no hemos encontrado la información, al final un niño dijo que, como vivían en el agua, quizá les gustase la comida de los peces... Así que los responsables del acuario se encargarían también de los renacuajos y de ponerles comida cada día. Ahora ya han crecido bastante y al más grande le han salido las patas, primero las traseras y luego las de
delante.

Insecto Espino
Texto y Dibujo de Elena Lázaro Hernández (11 años)

"El insecto hoja seca es un animal invertebrado y además es ovíparo porque nace de huevos. Este insecto tien aspecto de hoja seca para camuflarse. Es marrón oscuro y es arrugado. Tien púas que parece que pinchan pero son blanditas come hojas de zarza pero también puede comer hojas de rosal vive en los zarzalesy procede de Autralia. Si ve que le atacas él enrrolla la cola como los escorpiones, pero es sólo para dar miedo. Es muy frágil y blando a pesar de su apariencia. En realidad se llama "Insecto Espino Autraliano"

     Un día a la semana estudiamos los animales que tenemos y anotamos los cambios en el cuaderno de campo, hacemos un dibujo y apuntamos lo que nos parece más interesante. A veces los miramos con la lupa o incluso con el microscopio. También utilizamos libros de animales y guías, que tiene el profesor, que trae algún niño o que sacamos de la biblioteca del colegio.

   Con todas estas tareas aprendemos a observar, a "mirar con ojos de montañeros", a ver cómo se van produciendo cambios en el acuario o en el terrario (cómo cambia un renacuajo, cómo muda un saltamontes, como pone huevos un caracol, cómo se esconde una cochinilla, cómo toma el sol una lagartija, etc.). Aprendemos a dibujar y a tomar notas en el cuaderno de campo. Y también a consultar libros de animales y enciclopedias.

   Buscando en los libros descubrimos que hay animales con hueso y otros que no tienen huesos. Que algunos viven en el agua y otros en la tierra. Que unos animales tienen la piel con escamas, otros con plumas y otros con pelo. Que algunos no tienen patas, que otros tienen seis, otros ocho y otros muchas más... Aprendemos cosas sobre cómo nacen unos y otros animales y cómo van creciendo. También aprendemos cosas sobre su alimentación, lo que comen y lo que no. Y dónde les gusta vivir, si en sitios soleados o en sitios húmedos, si escondidos tras las rocas o subidos a las ramas...

   Finalmente, aprendemos a cuidar y a querer a esos animales y cada día los encargados correspondientes ponen comida a los peces, a la tortuga y a los renacuajos; limpian el terrario y cambian la lechuga de los caracoles; recogen hojas de rosal para los insectos palo y hojas de morera para los gusanos de seda... Los encargados son niños y niñas de la clase que van rotando cada mes, de manera que todos tienen alguna tarea concreta y todos van pasando por cada responsabilidad.

   Los niños y niñas de la clase parecen contentos, hemos hecho alguna salida por los alrededores del colegio y hemos subido a la sierra de Madrid. A veces se acercan niños de otras clases y dicen que es muy bonito nuestro Rincón de la Naturaleza y que a ellos también les gustaría tener bichos en clase. También se acercan algunos profesores con sus alumnos y entonces los encargados explican cómo son, qué comen y cómo hay que cuidar a cada animal.

Insecto Palo

Texto y Dibujo de Daniel Hernández (11 años)

"El insecto palo es un insecto pequeño muy alargado que se camufla con los palos, tiene 3 pares de patas, 2 antenas pequeñas. Estos insectos tienen que vivir en zonas húmedas, comen hojas de rosales y cuando se camuflan es muy difícil distinguir los palos y los insectos palos"

  En ocasiones ocurren anécdotas como la que pasó con Darío, un chico estudioso, pero tímido y al que le cuesta relacionarse. Un día apareció en clase con una lagartija, el profesor, para animarlo, valoró mucho la captura explicando que la lagartija es un animal muy rápido y difícil de coger... Al día siguiente, Darío apareció con otras doce lagartijas... y fue preciso explicar que no se trataba de "cazar" sino de coger un solo ejemplar para estudiarlo en clase y, más tarde, soltarlo.

 

   Madrid, abril de 1998.
Valentín Abalo Garea.
mailto:vabalo@aliso.pntic.mec.es

 

 

Cuentos


MELINDA LA CUCARACHA por nuestros amigos
los radioaventureros

Melinda es un insecto aplanado, de forma ovalada, con alas, pero no puede volar (aunque algunas de sus primas si pueden hacerlo). Tu debes conocerla, ella está en todas partes... es la cucaracha.

Muy bien. La vida de Melinda la cucaracha, empezó un día, cuando su mamá, deseosa de tener cucarachitas, sacó de su interior un perfume muy fuerte que solo las cucarachas pueden oler, buscando la pareja perfecta para crear los hijitos. Este perfume, llamado FEROMONA, hizo que Pepe, una cucaracha macho, se acercara a la mamá de Melinda y dejara dentro de ella, los ingredientes necesarios para que pudieran nacer las cucarachitas.

La mamá de Melinda, anduvo por el bosque visitando a sus primas, para contarles la buena noticia, su ooteca o volsita para guardar huevos estaba llena. Allí tenía 32 huevitos, no le cabía un sólo huevo más, pues este es el mayor número que pueden albergar.

Pero la mamá de Melinda, en medio de sus visitas a las primas cucarachas, se dió cuenta de que sólo las de su familia cargaban la ooteca todo el tiempo, pero claro, así tenía que ser, porque Melinda y su mamá pertenecen a la familia de las cucarachas alemanas, y no a las americanas, quienes depositan sus huevos en un lugar secreto y los dejan para que se incuben solos, es decir, para que crescan y nascan en ese lugar.

Así, de visita en visita dentro de su madre, fueron los primero dias de Melinda. Pero un día, Melinda en su huevito, sintió un deseo inmenso de salir y conocer a su mamá, para lo que empezó a empujar con sus patas la cascara hasta que la partió por un lado y pudo salir. Al encontrarse afuera, lo primero que vió fue a su mamá y los hermanitos que habían nacido antes que ella. Unas horas después, su mamá llevó a Melinda y sus hermanitos a recorrer el bosque, en lo que pasaron muchos días.

Tiempo después, la madre de Melinda se fue a buscar otros hermanitos y dejó a los primeros solos, y como ya estaban grandes y sabían defenderse en el bosque, cada uno se fue por una camino diferente, pero seguian visitandose de vez en cuando.

Melinda consiguió una casita debajo de unas hojas, era un lugar frío y oscuro, como le gusta a las cucarachas, por ser muy sensibles a la luz.

Melinda recorría el bosque todos los días y se alimentaba muy fácil, pues por las sustancias que tiene en el estómago, nada le cae mal. Para encontrar el alimento, Melinda utiliza sus antenas y cerdas sensoriales, o sea, unos hilos pequeñitos con los que puede sentir las cosas; pero además, con estas cerdas, también puede darse cuenta cuando está en peligro y huir antes de que le pase algo.

Un día, Melinda fue a visitar a uno de sus hermanos, pero cuando volvió, no pudo encontrar su casa; la habían tumbado unos señores, porque iban a construir unos edificios y Melinda sin nada de su casa, porque todo se le perdió entre las máquinas de los hombres, tuvo que irse a otro lugar.

Melinda muy triste, se dirigió a la ciudad, donde vivia otro de sus hermanos, caminó días enteros entre el pasto que aun quedaba, hasta que por fin llegó a la ciudad. Pero allí las cosas no mejoraron, pues Melinda no estaba acostumbrada a su nuevo habitad, o sea, su nueva casa, y no pudo encontrar alimento durante muchos días. De esta manera, Melinda descubrió, dentro de su cuerpo una cutícula aceitosa, mejor dicho, una sustancia que la protegía de la deshidratación, o de la falta de agua en su cuerpo. /

Una mañana Melinda por fin llegó donde su hermano, que vivía en una casa de humanos. Allí la vida era muy distinta a la del campo, pues en esta casa, debía estar huyendo cada rato de una señora que la perseguía con un zapato en la mano para estriparla, y un señor que le tiraba chorros de insecticida para envenenarla; una vez, casi muere Melinda por culpa de ese señor, la alcanzó una gota del insecticida, por fortuna muy pequeña, y su hermano logró darle el remedio y curarla para siempre. Desde ese día, /Melinda resiste todos los insecticidas gracias a su capacidad de adaptación.

Uno de tantos días, mientras Melinda huía de la señora y su zapato, encontró refugio detrás de un cuadro, que estaba en el cuarto de un niño. En la noche Melinda salió a revisar si el peligro ya había pasado y se encontró con el dueño del cuarto, quien le preguntó que hacía en su habitación; Melinda un poco asustada le respondió que ella tuvo que esconderse porque una señora la perseguía para estriparla, el niño le explicó que era su mamá y que lo hacía porque tenía miedo de infectarse de alguna enfermedad/ que las cucarachas le pudieran trasmitir. Melinda entendió lo que el niño le decía, pero además le explicó que los hombres y las cucarachas durante muchos años han vivido juntos, y que por más que han intentado comprobar que ellas transmiten enfermedades no lo han logrado; despues de esto, Melinda le explicó al niño, que ahora era su amigo que las cucarachas no pican ni muerden, por lo que ella no era un peligro para él.

Desde entonces Melinda y su amigo pasan tardes enteras conversando sobre el bosque y las otras cucarachas.

GRACIAS A LA GENEROSIDAD DEL PROGRAMA RADIOAVENTURAS

LOS SUEÑOS DE GERTRUDIS por nuestros amigos

los radioaventureros


Ella mide 1.0 centímetro, es redonda por encima y plana por debajo, en sus alas exteriores, esas que protegen su cuerpo y que también son llamadas élitros, tiene 7 puntos negros, el resto de su cuerpo es rojo y todas las mañanas tiene que ir a los sembrados para ayudarle a los hombres que siembran, a cuidar las cosechas de otros insectos que vienen a comerse las hojas y los frutos de las plantas.

 

Ella se llama Gertrudis y pertenece a la especie de las mariquitas, que son los insectos emparentados con los escarabajos, son algo así como primos. Las mariquitas viven en los climas templados y tropicales, tienen colores muy vivos en su cuerpo y pueden volar.

Gertrudis ha vivido en Méjico toda su vida, pero ya quiere irse de la finca donde está trabajando porque su sueño es volar y volar por todo el mundo; no quiere seguir saliendo todas las mañanas a cazar pulgones y cochinillas, que son los insectos que dañan los sembrados.

Cuando Gertrudis era una larva, como se le llaman a los niños de los insectos, era de colores brillantes, tenía tonos azules con franjas ananaranjas y negras, veía como las Mariposas iban y iban de flor en flor, de un lado para otro sin tener que cumplir con ninguna obligación y fue así como creció en ella el deseo de volar libremente.

Desde hace unos días, Gertrudis está pensando en un plan para escapar, pero todavía no ha tomado una decisión, pues sus compañeros de trabajo, que le temen al cambio y hacen su labor aunque no les guste, le dicen que no se vaya, que las mariquitas que nacen en plantaciones como esa tienen que pasar toda la vida comiéndose a los insectos dañinos.

Un atardecer Gertrudis se escapó de la plantación uniéndose a un enjambre de abejas que pasaba por allí, y como eran tantas, sus compañeros de trabajo ni se dieron cuenta de su falta hasta el día siguiente, cuando vieron vacía la planta que Gertrudis tenía que limpiar.

Después de su fuga, ella tuvo que pasar algunos días adaptándose a su nuevo estilo de vida; en las mañanas extrañaba los abrazos de sus compañeros de la plantación y en las tardes, deseaba escuchar las risas de Mancho, su mejor amigo. Pero de todos modos se sentía feliz porque finalmente había podido hacer lo que había soñado desde que era una larva, volar y volar por todas las zonas tropicales de América. Ahora Gertrudis está en algún bosque de Colombia y quiere conocer a los niños y niñas de este país..

 GRACIAS A LA GENEROSIDAD DEL PROGRAMA RADIOAVENTURAS

 

 

Material didáctico

TUS AMIGOS LOS INSECTOS

Estimado amiguito:

En primer lugar deseo presentarme: Soy un insecto, sí, uno de esos pequeños animalitos que podéis encontrar en cualquier parte: sobre una flor, junto a una hoja, debajo de una piedra o simplemente junto a ti.

A diferencia de otros animales pequeños tengo seis patas y el cuerpo dividido en tres partes: la cabeza, el tórax y el abdomen, a veces también tengo 4 alas. Comemos de todo: flores, hojas frescas, ramitas verdes... Al salir del huevo somos diferentes de como son nuestros padres. Podemos seguir dos caminos:

  • Unos, al ir creciendo, realizamos mudas hasta ser semejantes a ellos:
  • Otros somos muy diferentes, al salir del huevo somos pequeños gusanos que al crecer sufrimos una gran transformación para tener su forma:

Somos los encargados de polinizar las flores para que den frutos las plantas, éstos nos servirán de alimento y sus semillas darán lugar a nuevas plantas. Algunos proporcionamos miel, cera, seda u otros materiales naturales. Otros ayudamos a la ciencia en sus descubrimientos. También es verdad que algunos somos dañinos, los mosquitos picamos y podemos transmitir enfermedades pero sólo somos perjudiciales una de cada cien especies y fijaos: sólo somos conocidos 1.500.000 y existimos más de 10 millones de especies distintas en todo el planeta. Además somos muy viejos pues muchos millones de años antes de que vivieran los dinosaurios ya existíamos nosotros.

¿Ves que interesantes son nuestras costumbres?, ¿no te parece divertido conocernos?.

Seguro que sí, busca libros en la biblioteca del cole o de tu barrio que hablen de nosotros y verás que interesantes somos. Espero que cuando nos veas por el campo ya no te asustes y no nos pises. Piensa que, aunque pequeños, somos importantes.

Firmado: TUS AMIGOS LOS INSECTOS

Es una gentileza de la S.E.A, - Sociedad Entomológica Aragonesa

 

Dibujos

Dibujo de Alejandro

Dibujo de Alejandro de Haro

Dibujo de Daniel
Dibujo de Daniel Campos

Dibujo de Miriam

Dibujo de Irene
Dibujo de Irene Manzano




Insecto palo, de Sara Recarte, con 10 años


Insecto hoja seca, de Elena, con 10 años



 Avispa, de Elena Lázaro, con 11 años.
    

Saltamontes, de Daniel Hernández, con 10 años.