USO DE INTERNET USO DE INTERNET

Muchos empleos requieren hoy algún tipo de informatización, aun cuando no se esté en una oficina: ya sea porque se teletrabaja, porque hay que comunicarse con clientes o para mandar un currículum por e-mail. La informática es útil también en el colegio o la Facultad, a la hora de elaborar monografías o trabajos prácticos. O simplemente para jugar.

.
Pero no todos tienen una PC, y muchas veces un trabajo puede requerir acceder a una computadora en la calle, pero sin justificar el gasto que implica la compra de una notebook.
.
Para este tipo de situaciones, los locutorios y cibercafés pueden ser sumamente útiles. Normalmente ofrecen muchas de las herramientas necesarias para estas tareas, y a un precio bastante conveniente.
.
En general, una sesión de una hora de uso de la computadora (que incluye el acceso a Internet, por supuesto) tiene un precio que ronda los $ 2, aunque hay locales que cobran la mitad.
.
Además, estos locutorios y cibercafés suelen ofrecer la impresión de documentos, el escaneo de imágenes o la grabación de CD-ROM.
.
En esta nota, te explicamos todo lo que tenés que saber para aprovechar al máximo estas opciones.
.
Hay dos actividades particularmente populares para realizar en un cibercafé, además de navegar: revisar el e-mail y usar el procesador de texto.
.
Si se está trabajando en la calle pero hay que mantenerse conectado, el e-mail es una buena herramienta, pero sólo si se puede acceder a él en forma fácil, rápida y sin depender de una computadora en particular.
.
Esto es claro en un servicio de los denominados webmail, como Hotmail ( www.hotmail.com ) o Yahoo! ( login.yahoo.com/config/mail?.intl=ar o su URL más simple de recordar, correo.yahoo.com.ar ). Aquí, todos los mensajes están almacenados en el servidor de la compañía, siempre disponibles para el usuario.
.
¿Qué pasa entonces con las casillas POP? La mayoría de los proveedores ofrece en su página una puerta de acceso a estos mensajes. Si no lo hacen, se puede recurrir a un sitio como www.mail2web.com , www.e-mailanywhere.com owww.homeemail.com . Habrá que escribir la dirección de e-mail y la contraseña de la casilla. Así será posible ver los mensajes, borrarlos o mandar nuevos, todo desde el browser.
.
Por supuesto, los mensajes que ya fueron descargados al rígido de una PC en una sesión anterior ya no estarán en el servidor del ISP, a menos que primero se haya configurado el programa de correo para dejar allí una copia (en Outlook Express , por ejemplo, hay que ir a Herramientas>Cuentas , seleccionar la cuenta deseada y cliquear sobre el botón Propiedades , luego elegir la solapa Opciones avanzadas y tildar la opción Mantener una copia de los mensajes en el servidor ).
.
El ISP AlternativaGratis ofrece además un servicio gratis para recibir mensajes en un contestador telefónico tradicional, digitalizarlos y enviarlos por e-mail al usuario, llamado Hol@Mail ( www.holamail.com.ar ). No es necesario conectarse a ese ISP para recibir los mensajes, pero sí para activar el servicio.
.
Mensajes al instante
.
La otra forma de mantenerse conectado es a través de los mensajeros instantáneos. Pero uno no puede estar instalando el programa cada vez que se sienta ante una máquina diferente. Los más populares, como el ICQ , suelen estar disponibles, pero no siempre es el caso. No hay que preocuparse: los mensajeros (salvo el Messenger de Microsoft) ofrecen una versión Java que se corre desde la Web. No tienen todas las herramientas, pero sirven para las tareas básicas. El ICQ2Go , por ejemplo, está en go.icq.com ; Yahoo Messenger , en messenger.yahoo.com/intl/e1/index.html ; Odigo , en www.odigo.org/download/index.html ; y el mensajero de AOL, AIM , en www.aim.com/get_aim/express/aim_expr. adp .
.
Las listas de amigos se guardan en los servidores de cada mensajero, por lo que no debería ser necesario darles el alta al usar estas versiones.
.
El MSN Messenger no tiene versión Web, pero cambiar de usuario es muy simple: hay que hacer clic, justamente, en la opción Haga clic aquí para iniciar sesión con una cuenta diferente . Al ingresar el nombre de la cuenta de correo y la contraseña, hay que cuidar que no esté tildada la opción Recordar mi nombre y contraseña en este equipo , para mantener la seguridad y privacidad de sus datos (ver recuadro).
.
En todos los casos, al finalizar cuide de terminar la sesión y cerrar la ventana correspondiente.
.
Otra herramienta de mensajería, pero no para recibir, sino para enviar texto, es www.pmovil.com , capaz de mandar mensajes cortos de texto (SMS, en la jerga) a teléfonos celulares de Personal, Unifón o Nextel. Si el móvil es de la red de CTI, hay que visitar www.cti.com.ar ; si es de Movicom o Movilink hay que ir a www.movi.com.ar/getPage.cgi?page=seSe_enviar_mensa (en este último caso el receptor paga por cada mensaje recibido).
.
Tenga en cuenta que no todos los celulares aceptan SMS; el servicio debe ser activado primero por la prestadora de telefonía móvil.
.
La agenda del día
.
El celular puede cumplir otra función: avisar de un encuentro. Pero para generar estos recordatorios necesita las funciones de una agenda virtual como Agendactiva ( www.agendactiva.com ), la de Yahoo ( ar.calendar.yahoo.com ) o www.myphonebook.com (en inglés), todas gratis.
.
Estos sitios permiten armar un calendario de citas. Para cada evento es posible asignar un recordatorio, que será enviado a una dirección de e-mail o a un teléfono móvil (los celulares con SMS son capaces de recibir mensajes de correo electrónico).
.
Y lo mejor es que los avisos se pueden configurar para que lleguen antes del hecho en sí: 5 minutos antes, en la hora previa, etcétera.
.
Las agendas virtuales también ofrecen un lugar donde almacenar teléfonos y otros datos de contacto de clientes, amigos y demás. Incluso, las citas se pueden hacer públicas (para que las vea un grupo de trabajo, por ejemplo), pasar a una copia impresa, exportar como archivo, etcétera.
.
Otra forma de hacer calendarios con citas es a través de www.calendars.net , que tiene la ventaja de no requerir registración. Sus herramientas, sin embargo, son más limitadas. Lo bueno es que acceder al calendario es muy simple: sólo hay que recordar la URL que se generó al armarlo.
.
En forma predeterminada, el calendario es pasible de ser editado por cualquiera que acceda a la página; pero desde Calendar Administration> Security se lo puede configurar para que pida una clave cuando un usuario quiere modificarlo.
.
Almacén de archivos
.
Uno de los temas más engorrosos a la hora de trabajar en una computadora que no es la propia es la ausencia de los archivos personales en el disco rígido. Se pueden transportar en un diskette, o quemar en un CD-R, claro. También es común mandar e-mails con el archivo adjunto a una casilla de webmail propia, para tenerlos siempre a mano.
.
Pero no siempre es una solución cómoda. Los diskettes no son muy confiables, para grabar un CD hay que tener una quemadora y los adjuntos en un mensaje ocupan espacio en la casilla.
.
Por eso puede ser útil usar un sitio de almacenamiento de archivos de uso gratis, como www.swiftdesk.com (30 MB; también ofrece una agenda virtual), webstorage.btinet.net (25 MB) o Yahoo! ( ar.my.yahoo. com , 30 MB independientes de la casilla).
.
En estas páginas es posible guardar cualquier tipo de archivo (un currículum, una planilla de cálculo, una monografía, un modelo de presupuesto, fotos, una presentación en PowerPoint , etcétera). Así estará disponible cada vez que se conecte a la Red, sin importar dónde esté.
.
Textos y hojas de cálculo
.
El locutorio puede funcionar como una oficina: permite acceder a un archivo de documentos, enviar y recibir mensajes... Pero, ¿dónde generarlos? La mayoría de los cibercafés ofrece alguna versión del Microsoft Office .
.
Si no lo hace, hay algunas alternativas. Siempre se puede pedir permiso e instalar un paquete de oficina gratis como el OpenOffice ( es.openoffice.org ) o el EasyOffice ( www.e-press.com ). Pero el primero requiere descargar un archivo de instalación de alrededor de 50 MB; el segundo, de 48 MB u 8 MB (en la versión Tiny ). Demoran en bajar, lo que siempre implica un gasto.
.
Una opción (sólo para texto, pero caben en un diskette) es Atlantis Nova ( www.rssol.com ), una aplicación freeware de 945 KB, o AEdit ( web.tiscali.it/ axart/english.html ), de 259 KB. Su tamaño reducido les permite entrar en un diskette o en uno de los sitios de almacenamiento de archivos.
.
El AEdit no requiere instalación, así que se puede correr desde un diskette. Tuvo, sin embargo, algunos problemas para abrir archivos .DOC.
.
Y no hay que olvidar al noble WordPad , que viene con Windows (en Inicio>Programas>Accesorios ), capaz de editar archivos .DOC o .RTF.
.
Dicho sea de paso: a menos que necesite crear un documento muy complejo, puede ser útil usar el formato RTF. Admite las funciones básicas de cualquier documento, los archivos ocupan menos espacio y son compatibles con diversos sistemas operativos. Además, como no usa macros, es inmune a ese tipo de virus.
.
Sphygmic tiene una planilla de cálculo gratis en www.ds.unifi.it/~stefanin/AGR_2001/SH/sssheet.htm que ocupa 918 KB. Para graficar los cálculos también es posible usar TeeChart Office y TeeTree Office , para diagramas de flujo (ambos en www.steema.com/download/Downloadindex.htm , freeware). Estos dos últimos programas ocupan algo más de 1 MB cada uno, y no requieren instalación.
.
Si lo único que necesita es ver los archivos e imprimirlos, pero no editarlos, es posible disponer de algunos de los visores que Microsoft proporciona gratis en office.microsoft.com/latam/Downloads/default.aspx (para ver archivos de Word , Excel y PowerPoint ).
.
Así tendrá a mano las herramientas necesarias para montar una oficina virtual en cualquier locutorio o cibercafé.
.
Ricardo Sametband
.
La privacidad al trabajar
.
Los locutorios y cibercafés están distribuidos por toda la Ciudad. Bien aprovechados, la transforman en una gigantesca oficina. Pero es, en el mejor de los casos, una oficina compartida: por cada computadora de un locutorio pasan decenas de personas durante todo el día. Por eso es importante seguir algunas reglas básicas de seguridad para evitar dejar a la vista datos privados.
.
Primera regla : siempre cierre la ventana del browser al terminar de navegar. No es importante cuando sólo estuvo leyendo las noticias, pero sí si revisó el correo, accedió a archivos privados o hizo pagos con la tarjeta de crédito. De otro modo, cualquiera podría volver a las páginas visitadas tan sólo usando el botón Atrás del navegador o el Historial .
.
Segunda regla : si alguna página (o el sistema) ofrece recordar su contraseña, elija No . Hotmail, por ejemplo, incluye en su portada la opción Equipo público o compartido al iniciar una sesión . Si tilda el casillero, el servidor fijará una fecha de caducidad para los archivos que envíe a esa PC, y borrará las cookies cuando cierre la sesión. Quien quiera acceder de nuevo a esas páginas, tendrá que tipear la contraseña. En Yahoo!, al salir el servidor ofrece volver a entrar ingresando sólo la contraseña (recuerda su nombre de usuario). Si hace clic en el enlace Salir por completo , se eliminan las cookies, lo que obligará a cualquiera que quiera acceder a la casilla a suministrar todos los datos, lo que dificulta el accionar de los piratas informáticos.
.
Tercera regla : al terminar de trabajar con el browser, es aconsejable borrar los archivos temporales de Internet y las cookies. En Internet Explorer , hay que ir a Herramientas>Opciones de Internet y usar los botones Eliminar cookies y Eliminar archivos . En la solapa Contenido> Autocompletar es posible pedirle al browser que borre datos de formularios y contraseñas ingresadas. En el Netscape 6.x , todo esto se maneja desde Editar>Preferencias>Privacidad y seguridad .
.
Una más: si trabaja con transacciones en línea, confirme que los sitios a los que accede sean seguros (verificando que muestren un candadito cerrado en la base de la página). El suplemento Mi PC publicó una nota al respecto el 26 de agosto último.
.
Desde el cibercafé
.