Trabajo por Uruguay

Trabajo por Uruguay, una de las “patas” del Plan de Emergencia. Ellos han colaborado para el mantenimiento, pinturas y refacciones en nuestra escuela.
El 7 de setiembre de 2005 comenzó a funcionar el programa Trabajo por Uruguay, una de las “patas” del Plan de Emergencia. Arreglando bancos de escuela, pintando locales públicos, mejorando veredas o barriendo calles y plazas, 1.425 beneficiarios del Panes están teniendo la primera experiencia laboral de su vida o volviendo a trabajar tras muchos años de desocupación. Ahora, el Ministerio de Desarrollo Social se dispone a lanzar el segundo llamado a aspirantes para cubrir más de 2.000 puestos laborales. Informe de Mauricio Erramuspe.
En nuestra escuela durante el año 2006 trabajaron diversas cuadrillas realizazando pinturas refacciones y mantenimiento del local escolar.
La evaluación ministerial y técnica del funcionamiento de este programa es positiva, con más de un 90% de presentismo y cumplimiento de las tareas

Comencemos por explicar qué es Trabajo por Uruguay. A fines de agosto de este año se llamó a las poco más de 7.000 personas que por entonces cobraban el Ingreso Ciudadano a inscribirse en un sorteo para cubrir 1.425 plazas de trabajo. De salir sorteados, comenzarían a realizar tareas comunitarias por cuatro meses, cobrando dos Ingresos Ciudadanos, es decir, 2.726 pesos de salario líquido. Se anotaron 3.925 personas.

Aquel llamado era para cubrir 1.200 puestos en Montevideo y 225 en el interior del país, llegando a las ciudades de Salto, Paysandú, Rivera Tacuarembó, Florida, Maldonado y Melo.Aquí en Cerro Largo la ONG encargada de este trabajo fue la Iglesia de Dios a cargo del pastor Lafranchi y la sicóloga D'Alessandro ellos se desempeñaron en forma excelente en nuestra escuela.

Dos meses después, en varias zonas de la ciudad  ha sido notoria la presencia de estos trabajadores identificados con el logo del MIDES.

Como decíamos, Trabajo por Uruguay emplea a quienes cobran el Ingreso Ciudadano en tareas comunitarias que el MIDES acuerda con organismos públicos que plantean distintas necesidades. Luego se llama a licitación a las organizaciones no gubernamentales que quieran gestionar las distintas cuadrillas. Son 30 horas de trabajo semanal y seis de capacitación.

Se ha trabajado con Primaria y Secundaria en la limpieza profunda de los locales educativos, mantenimiento edilicio, cuidado de áreas verdes, sanitaria y electricidad. Además se reparan bancos y pupitres. También hay convenios con Salud Pública para reparaciones en distintos centros asistenciales, también en conjunto con la Intendencia se repararon y mejoraron distintos paseos públicos.

La evaluación que están haciendo de esas tareas revela que la satisfacción del MDS los organismos públicos y las ONG es alta. Mariela Mazzotti, directora de Desarrollo Ciudadano del MDS afirmó que el cumplimiento supera el 90% en todos los casos. Una realidad inesperada para algunos.

“Una excelente evaluación que te digo más allá de que como en todo programa y en toda circunstancia donde participan personas hay dificultades y hay problemas. El balance es excelente. ¿En qué sentido? Por un lado te quiero destacar el presentismo, la capacidad de trabajo de las personas. Son tareas que en algún momento habían digamos nosotros estábamos muy interesados en que se sostuvieran en el correr del tiempo las tareas. En términos del nivel del rendimiento es mucho más alto que lo que los organismos públicos preveían. Hay un nivel alto de presentismo, es decir, a pesar de que son personas que tienen situaciones familiares complejas, difíciles, que muchas de ellas nunca habían tenido la responsabilidad de un trabajo formal han sostenido en porcentajes muy altos, superior a un 90%, un nivel de asistencia alto con un compromiso importante en la tarea”, sostuvo Mazzotti.

En el año 2007 las actividades se completarán con atención odontológica y bucal para los trabajadores participantes ( es de destacar que la mayoría son mujeres) así como cursos de adultos para los que no completaron Primaria o están olvidados.